Entrevista al Director General de Mupiti

0
8

Entrevista al Director General de Mupiti

Francisco Javier Sanz Fernández, director general de Mupiti, nació en Talavera de la Reina (Toledo) hace 52 años.
Es Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid. Como parte de su formación post universitaria ha cursado el Master en Dirección Aseguradora de ICEA, el Programa de Desarrollo Directivo de IESE (Universidad de Navarra), el Programa Directivo de “Gestión Global de Riesgos en Entidades Aseguradoras – Solvencia II” del IEB y, recientemente, el Posgrado de Solvencia II organizado por Inese en colaboración con la IL3-Universidad de Barcelona.
Su trayectoria profesional en Mupiti se inició en el año 1997 como asesor externo de la Junta Directiva. En el año 2000 fue nombrado Gerente, cargo que ha desempeñado hasta octubre de 2015; fecha en la que se aprobó en Asamblea General la nueva estructura organizativa de la Mutualidad para su adaptación a la normativa de Solvencia II y fue nombrado Director General.
En anteriores desempeños profesionales ha estado vinculado a una firma de auditoría, a una empresa de importación y distribución, en calidad de director de administración, y a la Consejería de Economía de Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en la que desempeñó el cargo de Jefe de Sección de Tributos Propios.
  1. Fco. Javier ¿Qué posición ocupa Mupiti en el entorno de las mutualidades de previsión social?

Mupiti es una mutualidad de previsión social que a lo largo de su dilatada historia ha estado vinculada a un colectivo profesional, el de los Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales, y que tiene la característica de ser una Mutualidad alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) para los citados profesionales.

Por consiguiente, forma parte de un reducido número de entidades aseguradoras, diez en su totalidad, que tienen el calificativo de “mutualidades profesionales” y cuya finalidad es la previsión social de los integrantes de su colectivo.

Si tenemos en cuenta el número de mutualidades de previsión social que dependen de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, un total de cuarenta y ocho, Mupiti ocupa la decimotercera posición si medimos en función de la cuantía de su activo (103 millones de euros) y la duodécima posición si clasificamos por el volumen total de primas (15,3 millones de euros).

Si reducimos la comparativa al grupo de diez mutualidades profesionales que son alternativa al RETA, Mupiti ocupa la sexta posición.

  1. ¿Qué balance global hace del ejercicio 2016?

Aunque sin excesivos triunfalismos, calificaría el balance del ejercicio 2016 como “muy positivo”. Hemos conseguido alcanzar nuestros objetivos prioritarios y superar las expectativas que nos habíamos marcado.

Y esto es especialmente relevante si tenemos en cuenta que ha sido el primer año de aplicación de la nueva normativa en materia aseguradora, Solvencia II, en vigor desde el 1 de enero de 2016, bajo un entorno económico-financiero difícil y en un escenario sociopolítico complejo y perturbador.

  1. ¿Se puede decir, entonces, que Mupiti ha iniciado una nueva etapa en 2016?

Sin duda, el ejercicio 2016 marca el comienzo de una nueva etapa para Mupiti. Nuestra mutualidad ha realizado un importante esfuerzo durante los años previos para llegar preparada a los retos y exigencias que derivan del nuevo marco asegurador.

Pero, me atrevería a decir que ha sido una percepción común a todas las entidades aseguradoras. La entrada en vigor de Solvencia II ha marcado el comienzo de una nueva forma de gestionar, a la que todos tenemos que adaptarnos y que contribuirá, sin duda, a profesionalizar la dirección de las compañías, a medir y controlar con más eficacia los riesgos y, por ende, a ofrecer una mayor garantía y transparencia a los asegurados.

  1. En su condición de director general, ¿cuáles son los objetivos que se plantea alcanzar durante el año 2017? ¿Y qué estrategias se van a poner en marcha para alcanzarlos?

Los objetivos de la Mutualidad se establecen por la Junta Directiva en el Plan Estratégico 2015-2019, que ha sido aprobado en la reunión celebrada el 14 de octubre de 2016. Son cinco los objetivos fijados, de los cuales dos tienen el carácter de prioritarios; o lo que es lo mismo, la consecución de los restantes objetivos vendrá siempre condicionada y orientada a la consecución de los considerados como prioritarios.

Los dos objetivos prioritarios, que son los que se abordarán de forma inmediata en el ejercicio 2017, son: continuación de la adaptación de Mupiti a Solvencia II, incluyendo todas aquellas novedades normativas que vayan apareciendo, y el impulso de medidas para mejorar la rentabilidad económica y financiera de la Mutualidad.

La estrategia para la consecución de ambos objetivos parte de la premisa de mantener la independencia y autonomía de decisión de nuestra entidad. Y, bajo esta premisa, la estrategia contempla dos líneas de actuación: Potenciar la profesionalización y automatización de los procesos de gestión, para optimizar a medio plazo los gastos de administración de la entidad, e identificar palancas que permitan la mejora de la rentabilidad técnica y financiera, realizando actuaciones que posibiliten economías de escala y la creación de nuevas modalidades de seguro.

Desde un punto de vista estratégico, tendremos puesto el foco en incrementar la posición e imagen de Mupiti en nuestro colectivo, para que sea percibida como la primera referencia aseguradora de los colegiados, y en el sector de las mutualidades de previsión social. Entendemos que todo esto facilitará sin duda la consecución de nuestros objetivos.

  1. ¿Cuál es la filosofía empresarial que mantienen en Mupiti?

La filosofía empresarial de Mupiti reside en la propia definición de lo que es una mutualidad de previsión social: “Todos somos mutualistas y, como tales, somos a la vez socios y asegurados”.

Esto conlleva una forma de actuar y de entender la gestión empresarial radicalmente distinta de las sociedades mercantiles. El mensaje que trasladamos a los mutualistas es: Puedes estar tranquilo, al cuidar de tus intereses estamos cuidando también los nuestros, porque también somos mutualistas; y porque en definitiva todos queremos lo mejor para nosotros mismos.

En el día a día esta filosofía se refleja en una atención muy personalizada, una información transparente, clara y fiable. Me gusta decir, y estoy convencido de que es la imagen que trasladamos, que nuestra entidad está formada por personas íntegras, que actuamos bajo unos principios irrenunciables de honestidad, transparencia y rigor profesional. Principios que he tenido el privilegio de observar y vivir desde mi incorporación a Mupiti en 1997, y que intento trasladar a todos los profesionales que trabajan en la Mutualidad.

Tenemos un mantra, que cada cierto tiempo me gusta recordar y recordarme a mí mismo: “Aprovecha cada contacto con el mutualista para ofrecerle un trato y un servicio excelente, más allá de lo que espera; el mismo que te gustaría recibir a ti, que también eres mutualista”.

  1. A las personas a su cargo, ¿qué les transmite? 

Les transmito la importancia del trabajo que realizamos y la responsabilidad que comporta. Detrás de cada seguro hay una persona, con nombres y apellidos, y una familia. Nos confían sus ahorros para el futuro, para el momento de su jubilación y, no los podemos defraudar. Esperan lo mejor de nosotros y, por tanto, no cabe sino ser excelentes, cada uno desde nuestra responsabilidad profesional en la entidad.

No tramitamos contratos de seguro, nos ocupamos de cubrir los riesgos y asegurar el futuro de nuestros mutualistas y sus familias.

Si se me permite el paralelismo, lo que trato de transmitir no difiere mucho de los valores y principios que me han transmitido en mi familia.

  1. Con esa enorme responsabilidad seguro que tiene sus momentos de escape, ¿cuál es el suyo?

Intentar cumplir con nuestra filosofía empresarial, unos días con más y otros con menos acierto, exige una gran responsabilidad. Me siento muy afortunado por tener ese reto cada día y también por tener la posibilidad, desde mi puesto de Director General, de que todo el equipo se comprometa con esta filosofía.

Pero es obvio que, en ocasiones, quizá más de las deseables como consecuencia de este mundo convulso y de inmediatez en el que vivimos, se necesitan momentos de escape.

En mi caso, no concibo una forma mejor que disfrutar de una reunión con mis amigos, alrededor de una buena mesa, con una tertulia sin límite de hora y siempre, sin excepción, acompañada de risas, que es sin duda el mejor antídoto contra el estrés.

Y no menos efectivo es el cine. Me encanta y me garantiza una evasión total. Eso sí, siempre que puedo apuesto por el cine en formato digital, con sonido de alta calidad y, a poder ser, con poco ruido alrededor.

     8. Por último, una frase con la que terminar…

Me gusta y suscribo esta: “Nadie puede alcanzar la excelencia en un trabajo que no ama”

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí