Informe de Gestión Mupiti 2022

0
231

Poniéndonos en situación. Ejercicio 2022

El año 2022 ha sido complicado en muchos aspectos y por diversos motivos.

La pandemia ocasionada por el COVID-19 ha seguido haciendo estragos, tanto en términos sanitarios como económicos. De hecho, desde que comenzara a principios de 2020, la evolución de la economía española ha venido marcada por la crisis sanitaria en todo este periodo. Tras una intensa caída de la actividad en el segundo trimestre de 2020, se inició una ligera recuperación económica en 2021, que fue ganando intensidad a lo largo del ejercicio, pero lejos de alcanzar cualquier margen de mejora previsto en tiempo precovid. Con la llegada de la nueva variante Ómicron del COVID-19, aquella mejoría volvió a ralentizar su ritmo en el primer trimestre de 2022.

Pero la pandemia no ha sido la única amenaza en el 2022. Con la economía en estado de shock, se llevaron a término los peores pronósticos y se produjo la invasión rusa de Ucrania, lo cual exacerbó las tensiones inflacionistas, registrándose subidas históricas en los precios internacionales del gas y la electricidad que, unido a una intensa recuperación de la demanda global, generaron incluso problemas de suministro y abastecimiento de algunos bienes y materias primas.

Las políticas de aumento de los tipos de interés parece que tampoco han tenido un impacto directo y positivo en la actividad económica, pudiendo en algunos casos provocar un efecto inverso, restando crecimiento económico vía inversión y consumo.

En definitiva, el contexto a nivel europeo e internacional en el 2022, así como en el ámbito nacional donde se ha reproducido fielmente la situación, ha sido especialmente complejo y ha provocado una situación convulsa en los mercados. 

El seguro de Vida y los Planes de Pensiones en 2022

Tras un complicado 2022, tanto para el sector asegurador como para la economía en general, las cifras del sector colocan al seguro en una senda de crecimiento sólido, volviendo a experimentar un año más un incremento en sus cifras, situándolas, en el caso de no vida por encima de las cifras de 2019 y recuperando poco a poco la pérdida en vida (y sobre todo en ahorro) que causó la pandemia.

Según datos facilitados por ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras), a cierre del ejercicio 2022, el volumen de primas del ramo de Vida en España alcanzó la cifra de 24.433 millones de euros (incremento del 3,74% respecto a 2021) que se descompone en porcentajes parejos para sus dos grandes componentes (3,75% riesgo 3,74% el ahorro). Sin embargo, el ahorro gestionado se cifró en 193.753 millones de euros lo que supone una caída del 1% respecto a 2021, influenciado principalmente por la subida de tipos de interés puesto que muchas carteras de seguros de vida se valoran con arreglo a la curva libre de riesgo que se ha ensanchado significativamente durante este año.

El comportamiento de los planes de pensiones, según datos facilitados por INVERCO, Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, refleja una rentabilidad media negativa del -9,72% en el ejercicio 2022, frente a una rentabilidad positiva del 8,50% del ejercicio 2021.

El comportamiento de los fondos de inversión ha sido negativo en todas las categorías. Las cifras reflejan que la retirada de los incentivos fiscales a la previsión individual ha impactado negativamente en el ahorro privado. En los fondos de renta variable se ha obtenido una rentabilidad media del -13,60%, los fondos de renta fija, tanto a corto como a largo plazo, han tenido rentabilidades del -3,23% y -8,88% respectivamente, y los fondos garantizados del -10,10%.

Por su parte, los fondos de renta fija mixta, que son los más equiparables por composición a la cartera de inversiones de Mupiti, han obtenido una rentabilidad media del -9,61% (frente a un 4,25% en 2021).

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, en línea con el entorno de subida de tipos de interés, ha incrementado el tipo de interés máximo aplicable para el cálculo de la provisión de seguros de vida, fijándolo para 2023 en el 1,88% (en 2022 estaba situado en el 0,46%).

Mupiti: Evolución y resultados a cierre del ejercicio 2022

La complejidad del escenario descrito ha impactado, a nivel global, en todos los sectores en mayor o menor medida y, a nivel particular, como Mutualidad de previsión social, también se han percibido los efectos.

Uno de los efectos, que ha marcado el ejercicio consecuencia de la situación en los mercados y del entorno de tipos de interés bajos, ha sido la limitación del valor de rescate en los seguros vinculados a la jubilación. Así, desde el 1 de julio de 2022, el importe del valor de rescate no podrá superar el valor de realización de las inversiones asignadas.

Por otro lado, las decisiones normativas adoptadas en el ámbito nacional que afectan a la disminución, por segundo año consecutivo, de los límites fiscal y financiero de las reducciones por aportación a los sistemas de previsión social que dispone la LIRPF, que han pasado de 8.000€ a 1.500€ anuales en tan sólo dos años, se ha traducido en una contracción directa del ahorro individual de nuestros mutualistas.

No obstante, analizando los indicadores de la actividad de Mupiti, resulta que el ejercicio 2022, ha sido un año bastante positivo en términos relativos, y es que, a pesar de las adversidades, desde Mupiti se ha trabajado intensamente, para intentar contrarrestar los efectos.

Así, por ejemplo, en términos de negocio de la Mutualidad, desde el Departamento Comercial se ha realizado una importante tarea para la diversificación del ahorro, animando a los mutualistas al ahorro vía previsión social complementaria, y, además de ello, se han puesto en marcha a lo largo del año distintas campañas, para nuestros seguros de ahorro Bambú y PPA.

Cifra de negocio

Mupiti ha experimentado una ligera caída del -2,07% en la cifra de ingresos por primas del ejercicio 2021; alcanzado un total de 12,05 millones de euros (12,3 millones de euros en 2021). A pesar de ello, el objetivo presupuestado de cifra de negocio, que se estableció en 11,4 millones de euros, se ha superado en un 5,71%.

Prestaciones

El importe de prestaciones satisfecho en el ejercicio ha sido de 5,23 millones de euros, lo que representa una disminución de 0,22 millones de euros en relación con el ejercicio 2021 (5,45 millones de euros). El rescate de los seguros de ahorro Bambú (por importe de 1,9 millones de euros) tiene un gran peso en el importe de las prestaciones, y se explica por la ventaja que incorpora dicho seguro de no penalizar el rescate a partir del primer año.

Resultado positivo del ejercicio

A pesar de las dificultades y las circunstancias de este año 2022, Mupiti ha sido capaz de presentar un resultado del ejercicio después de impuestos positivo, por importe de 4.322,80 euros.

Los resultados positivos de los ejercicios transcurridos desde la entrada en vigor de Solvencia II (año 2016), si bien fueron destinados a reservas voluntarias, debido al criterio interpretativo de la DGSFP sobre la aplicación del Régimen Especial de Solvencia, han sido asignados a los mutualistas, tras aprobación por la Asamblea General, en forma de participación en beneficios extraordinaria.

Plan de asignación de los resultados de los ejercicios 2016 a 2022

El Plan de Asignación fue aprobado en la Asamblea General de Mupiti celebrada el 4 de junio de 2022, y comunicado a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) como órgano supervisor, quien marcó una serie de directrices para la materialización del proceso, que han conllevado la actualización de los términos del plan aprobado inicialmente.

El proceso de distribución definitivo consiste en el reparto, en forma de participación en beneficios extraordinaria, de las reservas voluntarias constituidas con el resultado positivo del período 2016-2022, a los mutualistas con contratos activos con participación en beneficios durante el mismo periodo, además de los denominados “bloques antiguos” y el seguro de “Prima única en traspaso”.

En el caso de mutualistas con contratos de aportación periódica en vigor, la asignación se ha realizado como un incremento de la provisión matemática del contrato, quedando reflejada en los extractos correspondientes a 31/12/2022. Para el resto de los mutualistas, el importe de la asignación correspondiente se aprobó que se efectuara en forma de prestación, cuyo pago se hará efectivo en el ejercicio 2023.

Censo de mutualistas

En el año 2022 se ha producido una ligera caída, del 1,64%, en el censo de mutualistas que, a cierre del ejercicio ascendía a 25.326. Respecto del número de contratos, la cifra a cierre del ejercicio ha sido de 34.672, un 1,13% inferior a la del ejercicio 2021.

No obstante, el índice de penetración de Mupiti en el colectivo, definido como la ratio resultante de dividir el número de mutualistas entre el número de colegiados, apenas ha disminuido respecto al ejercicio 2021, alcanzando un 35,02% (35,31% en 2021).

Rentabilidad positiva en un entorno muy desfavorable

En este año 2022 hemos vivido un complejo escenario político y económico, caracterizado por una crisis energética global, problemas en las cadenas de suministro, un vertiginoso aumento de la inflación, guerra en Ucrania y un conjunto de proyecciones económicas a la baja del PIB. Todo ello ha motivado una actuación decidida de los Bancos Centrales, aumentando bruscamente los tipos de interés, para contener la inflación como prioridad frente al riesgo de recesión, lo que ha producido una caída del valor de mercado de los activos financieros, no sólo de renta fija (como cabe esperar del efecto de subida de tipos de interés) sino también de la renta variable.

En un escenario tan desfavorable – que algunos analistas han denominado como una “tormenta perfecta” – y al que habría que añadir el aumento progresivo de los costes financieros de las carteras de inversión, resulta cada vez más difícil obtener una rentabilidad positiva con un riesgo controlado.

Sin embargo, Mupiti, a cierre del ejercicio 2022, ha obtenido una rentabilidad de su cartera de inversiones del 0,34%, lo que supone para el mutualista una rentabilidad del 0,33%.

 Entrada en el Régimen General de Solvencia

El pasado 22 de octubre se aprobó en la Asamblea General Extraordinaria de Mupiti, el paso al Régimen General de Solvencia de la Mutualidad. Recordemos que, desde el año 2016 hasta la fecha, la Mutualidad venía aplicando el Régimen Especial de Solvencia (en adelante RES), lo que nos permitió disponer de unos años para asumir, sin grandes dificultades y con un coste aceptable, toda una nueva normativa muy exigente en materia de fondos propios y gestión de los riesgos financiero-actuariales.

No obstante, el RES, por ser un régimen simplificado, tiene ciertas restricciones que limitan a la Mutualidad para afrontar una gestión más adecuada en entornos cambiantes (como la subida de tipos interés en los mercados financieros), para acceder a determinados activos financieros (que permitirían mejorar la rentabilidad de la cartera de inversiones) y para aplicar, de forma más ajustada, las técnicas de inmunización de activos y pasivos, que permitan una gestión de los fondos propios más adecuada al modelo de negocio de la Mutualidad.

Las limitaciones del RES se han puesto de manifiesto de una forma más acentuada con el complejo escenario político y económico actual ya comentado. Teniendo en cuenta todas estas circunstancias y que el objetivo que persigue la Mutualidad no es otro que mantener un equilibrio entre la mejor rentabilidad para sus mutualistas, y disponer de un correcto nivel de fondos propios para cubrir las exigencias de Solvencia, tras la evaluación, a través de las estimaciones de cálculo, del impacto económico que representaría el paso al Régimen General de Solvencia, la Junta Directiva, en la reunión extraordinaria celebrada el 13 de septiembre de 2022, aprobó la renuncia a la autorización administrativa para operar en el RES y acogerse al Régimen General.

La coincidencia en el tiempo de la subida de tipos de interés y la entrada de Mupiti en el Régimen General, ha permitido que se haya cerrado el ejercicio 2022 con una ratio de cobertura del capital de Solvencia obligatorio del 3,99, superando con creces el mínimo fijado por el regulador, que es el 1. Respecto del capital mínimo obligatorio, la ratio de cobertura ha sido del 11,96. En ambos casos, el nivel de cobertura supera holgadamente las ratios de 2021, cuando todavía estábamos en el Régimen Especial.

Circunstancias importantes tras el cierre del ejercicio y evolución previsible

Al impacto de la guerra, han acompañado una inflación alta, nuevas revisiones al alza de los tipos de interés, en línea con las recientes actuaciones y anuncios del Banco Central Europeo, y unas previsiones de crecimiento económico a la baja, que nos mantiene en un contexto global de incertidumbre para este 2023.

De repercusión directa e inmediata para Mupiti, son las novedades legislativas que se incorporan para el ejercicio 2023.

Así, con la entrada en vigor el 1 de enero de 2023 del nuevo sistema de cotización para autónomos, mediante el cual se pretende adecuar las bases de cotización de los trabajadores autónomos a sus ingresos reales, Mupiti ha tenido que adaptar el sistema de cuotas del seguro Mupiti Profesional a partir de esa fecha, para los ingenieros técnicos industriales y graduados en ingeniería de la rama industrial que opten o hayan optado por realizar el ejercicio libre de la profesión a través de Mupiti como alternativa al RETA.

Por otro lado, con los nuevos límites de aportación y reducción fiscal que se incorporan en la Ley del IRPF, que son de aplicación para el mutualista que sea profesional (colegiado) y ejerza por cuenta propia, con efecto desde el 01/01/2023, Mupiti ha creado un nuevo seguro denominado “Previsión Social Complementaria Autónomos”, con la finalidad de facilitar un instrumento que permita al colectivo de colegiados autónomos beneficiarse de estas ventajas fiscales.

La nueva normativa relativa a los contratos de seguros, IFRS 17, supondrá un gran reto para el sector asegurador y reasegurador, tanto para entidades como inversores, ya que no será un simple cambio contable. La entrada en vigor de la normativa IFRS 17, por tratarse de una sociedad no cotizada, está prevista para el cierre de 2023 y su implementación en 2024

Por último, el año 2023 es el año en que debería quedar cerrada la taxonomía de productos y activos sostenibles. Mupiti ha aprobado a finales de 2022 la política de sostenibilidad, que establece, junto con los criterios financieros, los principios de actuación de la entidad para la incorporación de los criterios Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno (ASG) en los procesos y en la toma de decisiones de inversión.