¿Qué actitud tienes ante la vida?

0
40

En tu opinión, ¿Qué crees que es determinante para ser más feliz?

  • ¿las circunstancias?
  • ¿los genes?
  • ¿la actitud?

Por lo general, aquellos que creen que la felicidad depende de las circunstancias, piensan que serían más felices si tuvieran más dinero, una mejor vida en pareja, o mejor salud. Y quienes creen que depende de los genes piensan que su felicidad ya está determinada y que, de alguna manera, es reo de estos.

Sin embargo, hay algo que influye mucho más en la felicidad que las propias circunstancias o los genes. Nos referimos a la actitud. Sin duda una buena noticia, dado que, a diferencia de las circunstancias o los genes, la actitud sí depende de nosotros; podemos cambiarla y controlarla.

Un proverbio dice: “No hay mejor medicina que tener pensamientos alegres. Cuando se pierde el ánimo, todo el cuerpo se enferma”.

La clave es la actitud, ya que puede marcar la diferencia entre conseguir algo o no.

Desde luego hay quien no estará de acuerdo con esta forma de ver la vida y quizás piense:

¿Para que voy a fingir que todo está bien? Por muy positivo que sea, ahí seguirán mis problemas, así que mejor ser realista.

Aunque esta forma de pensar puede ser razonable, ser positivo tiene muchas ventajas.

Veamos un par de casos hipotéticos:

Imagina a dos personas que pasan por periodos de soledad. La diferencia entre ambas radica en cómo hacen frente a sus sentimientos. Una piensa solo en ella, le da vueltas y vueltas a su desdichada situación y eso le impide hacer algo por los demás. Más bien, espera a que otros hagan algo por ella y, de ser el caso, quizás se anime a hacer algo por los demás.

La otra se esfuerza por ser amable y ayudar a los que están a su alrededor, independientemente de que se lo agradezcan o no. Esto la hace sentir bien.

¿Qué opinas? ¿A cuál de las dos elegirías de amiga? ¿Quién crees que se lleva mejor con la gente y es más feliz?

Ahora pensemos en dos empleados que trabajan en diferentes áreas. Tras revisar sus trabajos, el jefe les advierte de algunos errores que han cometido.

El primero reacciona y dice: ¡después de tanto esfuerzo parece que no hago nada bien¡ ¡Quizás no sirvo para esto! Además, por mucho que me esfuerce nunca es suficiente, no sé ni por qué lo intento.

El otro razona: A mi jefe le gusto mi trabajo, pero es cierto que cometí algunos errores. Viendo el lado positivo, ahora se en que tengo que mejorar para la próxima vez y tengo la ventaja de saber mejor qué es lo que profesionalmente se espera de mi trabajo.

Por la reacción de ambos y pasando unos meses, ¿Cuál crees que habrá crecido más como trabajador? Si tuvieras que contratar a uno de los dos ¿a cuál escogerías?

Como muestran estos ejemplos, sin duda, la actitud favorece alcanzar un mayor grado de felicidad con independencia de las circunstancias y la genética. Es más, una actitud alegre y positiva es muy beneficiosa para la salud, y desde Mupiti, como Mutualidad de Previsión Social, queremos motivar la reflexión sobre todos aquellos aspectos de la vida que mejoren nuestra salud física y emocional.

Así que, ¡carpe diem¡